Mensaje del obispo de Choluteca con ocasión del fallecimiento del Cardenal Jean-Claude Turcotte

            El miércoles 8 de abril falleció en Montreal, Canadá, el Cardenal Jean-Claude Turcotte, quien fue arzobispo de Montreal de 1990 a 2012. Quiero poner mi grano de sal a todo lo que se está diciendo sobre él. 

            Él hizo sus estudios clásicos (secundaria y filosofía) en el Colegio André-Grasset, un colegio dirigido por los Sacerdotes de San Sulpicio, que se dedican a la formación sacerdotal. En el mismo colegio estudiaron el Padre Pedro Drouin (QDDG), Mons. Guido Plante, obispo emérito de Choluteca y su servidor, actual obispo de Choluteca. Los tres, todos Javerianos, además de Mons. Raúl Corriveau, conocimos bastante bien al Cardenal Turcotte, que tenía mucho estima hacia nuestra Sociedad Misionera.

            Cabe mencionar que el él hizo dos visitas a Honduras. La primera fue un año después del huracán Mitch. Él estaba muy vinculado con el organismo "Desarrollo y Paz", organismo de la Iglesia Canadiense para la ayuda al desarrollo. "Desarrollo y Paz" movilizó la generosidad de los católicos de Canadá, para los damnificados de la Diócesis de Choluteca. Mons. Raúl Corriveau, entonces obispo de Choluteca, coordinó esa ayuda valiosa para construir casas para los que habían perdido todo y para realizar otros proyectos. En su visita, el Cardenal constató todo el trabajo que se había hecho. La población de la Diócesis de Choluteca le agradeció profundamente por toda la ayuda que él canalizó.

            La segunda vez que vino el Cardenal Turcotte a Honduras fue para la ordenación episcopal de su amigo Mons. Guido Plante, en febrero de 2005.

            El Cardenal Turcotte nos ha dejado el testimonio de un pastor solícito de su pueblo, un pueblo que vive una seria crisis religiosa, y de una amistad sincera con Honduras. ¡Que Dios le dé el descanso eterno!

+ Guido Charbonneau

Obispo de Choluteca

Seminario Menor Pablo VI